viernes, 16 de junio de 2017

RIO MAGDALENA (3)


UN SUEÑO





Anoche soñé que yo era un niño. Estaba en medio de un bosque, donde crecen los eucaliptos rústicos y de gran altura. Yo lloraba, estaba perdido, corría enredado en mis gruesas lágrimas tratando de llegar a casa a través del bosque. Daba vueltas en círculos, totalmente desorientado hasta que la noche con su oscuridad cayó. Escuchaba el susurro del viento entre las arboledas y las voces fantasmales se levantaron de los campos. En medio de los sonidos escuchaba uno particularmente, era como un tambor, fue cuando me encontré con mi corazón que palpitaba ruidoso mientras yo corría por ese camino difícil y sentía como si el diablo estuviera pisándome los talones. Sentí temor en mi sueño, decidí salirme del camino, rasgándome la piel a través de los arbustos, de la maleza, de toda la flora salvaje, y allí en la noche, vi entonces la casa de mi padre. Apareció de la nada. Estaba firme, resplandeciente y esplendorosa. Las ramas y zarzamoras rasgaron mi ropa y tenía rasgados mis brazos, pero corrí hasta él, y me quedé temblando en sus brazos. La noche transcurría y en mi sueño me quedaba dormido. Amaneció y yo me desperté, metido aun en mi sueño y recordaba todas las cosas duras que nos separaron en algún momento. Yo me abrazaba a mi padre mientras nos repetíamos que eso nunca ocurriría de nuevo, las lágrimas y el perdón desgarraron nuestros corazones. Me desperté. Quede pensando en mi sueño toda la madrugada.

Al día siguiente me levante renovado con una singular energía. Me vestí, desayune y decidí viajar hasta la casa de mi padre, la cual está en un lugar en el borde de la ciudad, alumbrando por encima de las demás casas y de los campos. La misma que había divisado en mi sueño. Desde que era un niño la he podido recordar. En el parque de al lado en el día, se puede ver a los niños jugando. Llegue al caer la tarde, desde afuera de la carretera, la misma que conduce a esas puertas de acero endurecido. Puertas de acero que la custodian por completo en un pueblo donde la gente sale a caminar en las noches por las calles de un lugar muy silencioso. Pude ver sus ventanales que brillaban en la luz del sol buscando el ocaso. Vi las escaleras y me quedé en el borde del camino contemplando esa casa y recordándolo todo. Mi infancia, los días felices en los que compartí con mi padre, los dos solos, las historias que él me contaba mientras preparaba la comida y yo hacia las tareas en mi viejo cuaderno de escuela. Entonces la puerta se entreabrió y vi a una mujer que yo no conocía. Se quedó mirándome. Yo subí la escalera y me acerque Ella me saludó cordialmente a través de la puerta encadenada por dentro. Yo le conté mi historia, y que yo había venido para hablar con mi padre. Le dije el nombre de él.  Ella escucho silenciosa y extrañada mis palabras y luego me dijo: “Lo siento hijo, pero nadie con ese nombre vive aquí más. Hace varios años le compre esta casa a una inmobiliaria"


Ahora la casa de mi padre brilla con más fuerza. Se acentúa como un faro que me llama en la noche, luminosa en medio de la oscuridad de esa carretera oscura donde nuestros pecados y nuestros rencores reposan sin ser ordenados...


****************************** 


Cantaba al remar en su canoa a ritmo firme el pescador...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime algo que te edifique y me ayude a mejorar tambien.