viernes, 3 de marzo de 2017

DORIAN (5)




V

Insectos alimentados de sangre succionaron mi alma hasta dejarla seca. Ahora todo lo que hago es recordar. Recuerdo aquellos días en los que llovía todas las noches. El pueblo se quedaba a oscuras y solo las luces de los relampagos traspasaban los ventanales de vidrio martillado y me hacían esconder bajo las cobijas, pues yo solo quería dormir. Soñaba con la reina de mi valle interior. Yo la sostenía entre mis brazos pero nunca podía ver su rostro. Cada vez que intentaba adivinar sus ojos, su boca, sus mejillas yo me despertaba y me quedaba sentado en el borde de mi cama observando el vendaval que caía sobre mi ventana. El pueblo se convertía en una isla que venia del cielo. Temí que esa isla se hundiera, y al final si ocurrió, pero solo en mis pensamientos. Fue como despertar y ver que todos los demás se quedaron dormidos por siempre. O al revés. No sé. Recuerdos de una época en que los árboles se vinieron al suelo. Llegaban del monte camiones cargados de madera y entonces vino el tiempo de reedificar. Siempre me cautivo ver la madera que se cruzaba en mi pared con las vetas en el mismo sentido. Su color e incluso su olor generaban en mí una sensación de resguardo. O era la casa de los abuelos la que me daba esa sensación. El tiempo no tenía ningún valor, ningún peso. Yo no era consciente de mi vida, nada me importaba. Esa época se quedó impregnada en mí. Recuerdo vagar entre muertos, caminando sin rumbo alguno entre las hileras de tumbas del cementerio. Esa extraña paz, ese frio que hace erizar la piel, ese vacío de tiempo y espacio. La soledad. La eterna soledad que emana del lugar donde descansan aquellos que se han ido. Nunca tuve miedo de estar allí, pues nunca vi a nadie regresar, nadie nunca se despertó. Nadie recobro su forma de aquellos restos desarmados encerrados en bóvedas oscuras. Recuerdo que intente generar sonidos que pudieran despertar a los muertos. Pero nadie se despertó en lo absoluto. ¿Alguno de los que están allí habrá muerto de amor? ¿Sera que es cierto que alguien se murió por eso?                                                                                         

Recuerdo el período en que el cielo era negro. Y no fue por el invierno. Es que yo siempre lo veía así, porque todo mi ser se sentía entre nubarrones, oscuridad y tinieblas. Eran las épocas en que yo te visitaba y nos sentábamos en silencio al borde del andén y esperábamos a que pasara el tiempo observando el cemento. Recuerdo el olor de los cigarrillos y el sabor del alcohol rabioso bajando por mi garganta. Recuerdo que nos sentíamos como si estuviéramos cayendo por un agujero negro que no tenía fin y en ese momento nadie ofreció sus manos para poder sujetarnos. Nada detuvo nuestra caída, excepto la dura realidad que me hirió como una filosa piedra. Pienso en ti y en todo lo que nos pasó. Todo ocurrió  por simplemente un beso. Todo el ayer en mi fue solo un breve momento.

Sabemos que hemos alcanzado el final, solo que no sabemos cómo. El recuerdo no es la vida y no es amor. En la oscuridad por un segundo estoy seguro de ver esa sombra de tristeza que me está llamando. Deberíamos dejar que todo volara. Y todas las lágrimas que lloras no son lágrimas por mí. Tampoco tus lamentaciones, tu pena, tu forzada desolación. Todo simplemente se escapa de las manos. Así que si no te queda nada que decir solo di adiós. Voltea la cara hacia lo lejos y vete. Ahora hay largas noches en las que permanezco tirado y despierto y pienso en lo que he hecho, nunca me sentí tan viejo. Todo se ha ido. He malgastado mis sueños más honestos y me reprocho en lo que me he convertido en realidad. En nada pienso, en nada creo y a pesar de lo fuerte que lo intente siempre sentiré remordimientos. Recuerdo la primera vez que nos besamos. Nuestro primer contacto. El olor de tu cuello en el verano.  Sí, he de confesarte algo: Yo nunca olvidaré.

Todas las caras, todas las señales se enredan y la luz se siente radiante y resplandece sobre los limpios muros donde mi sombra y las sombras de los fantasmas de mi alma se la pasan jugando juegos inexpresivos que me aturden, me hacen sentir aislado y confundido. A veces estoy sufriendo donde todos los demás bailan. Todos los sonidos permanecen igual de gélidos en mis oídos. Espero poder abrir los ojos ensombrecidos, dejar de sentir que pasan por mis huesos mil horas desperdiciadas en un día. Mi rostro es tan malo como lo ha sido mi vida, he bajado finalmente los brazos. Quisiera borrar todo lo que sé, pero no puedo negar que te conozco.



Siempre camino en estas calles después de la lluvia, entre charcos y asfalto.  La llovizna que llega tarde a la cita con la tormenta borrará mis pasos, así como lo hace el humo y el alquitrán. Siento que con los años empecé a quebrarme y a dejar trozos de mí ser desperdigados por todas partes y ahora soy solo un fragmento perplejo, sin equilibrio y sin piso en el trayecto de lo que se supone es la ruta de la vida. Dicen que el recuerdo es una forma de encuentro, pero yo no te encontré en las cosas que yo recuerdo de ti, al contrario, siento que cada vez que te pienso me vuelves a dejar solo y eso me daña más. No tengo futuro ni pasado. Si me quedo aquí hay un espíritu desertor que me hace huir de mi realidad. Es extraño caer en cuenta cuantas veces he pensado en desaparecer  completamente. Me reprocho la levedad de mis sueños y mis intenciones en el mundo. No sé, soy una cadena de cosas que no se refractan correctamente en mí, nada es lo que se supone. Supongo que así es esto. Sólo el amor y la muerte cambian todos los sucesos de nuestro trascurrir. E irónicamente no tengo ninguno de los dos en mí. Este mundo es prometedor y hermoso solo de la puerta de mi casa hacia afuera. No se trataba de correr lejos de ti, ni tampoco detrás de ti. Solamente viniste y te fuiste y eso es todo. Realmente pienso que tú deberías cuidar tu amor y tu odio hacia mí. Guárdalo en un lugar seguro en tu mente o en tu corazón, donde prefieras, pero no lo olvides nuca, pues cuando ya no este, tú me definirás. Quiero que esto sea la última cosa que hagas por mí. ¿Cómo conseguimos este alejamiento? Pensé que este amor duraría siempre…


******************************

Siempre Estaré Aquí...

11 comentarios:

  1. Por muy larga que nos parezca la vida, nada es para siempre.
    Excepto la vida que muere y vuelve a nacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es querida Tecla. Gracias por venir.

      Eliminar
  2. Me encanta cómo consigues que sienta como propia la angustia y muerte en vida de él.

    Nadie muere de amor, no creo. Como tampoco nada es eterno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sera que nadie muere de amor?...Yo pienso igual que tu...pero..quien sabe....Besos!!!

      Eliminar
    2. Has conocido a alguien que haya muerto por amor? Yo tampoco,jajajajajajaj

      Besos!!!!!

      Eliminar
    3. Mira que si...una vez...hace mucho...

      Eliminar
    4. Entonces no puedes pensar como yo, tú ya has visto que alguien muere de amor. Sigo sin creer en eso, quizá sea como el santo aquel; si no lo veo, no lo creo.

      Eliminar
    5. Si....tienes razón...una vez si ocurrió. Fue una historia muy triste y cruel. La había olvidado, y ahora, por tus palabras, la recordé. En fin...Gracias por hacerme recordar cosas tristes!!!! jajajaja..mentiras, besos...sigo sin saber quien eres, donde estas, donde vives, no se nada...eso también es cruel...no se...digo yo

      Eliminar
    6. Tú eres un producto de mi imaginación y yo tu mayor pesadilla, jajajaja

      Besos.

      * el resto tiene solución :)

      Eliminar
  3. ¡¡Ay, el amor, querido amigo!!
    Que bien trasmiten tus letras ese cúmulo de sentimientos que nos embargan alrededor del amor.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar

Dime algo que te edifique y me ayude a mejorar tambien.